miércoles, 5 de julio de 2017

SIN REMEDIOS - ÓSCAR LEÓN MARTÍN

Destinos
 

            A veces la literatura suele ser el mejor camino para que se entremezclen destinos que aparentemente nunca se encontrarían, claro que para ello es necesario un autor que atesore la voluntad de hacer coincidir las existencias de sus personajes. Óscar León Martínez parece que ha reunido esa voluntad en una novela en cuyo título ya hay una declaración de intenciones con respecto a algún protagonista, obviamente Remedios, o mejor dicho, las tres mujeres que ostentan ese nombre a lo largo de gran parte del siglo XX, Remedios Martín, Remedios Antón y Remedios Beltrán, y que nos llevan por un recorrido en el que los acontecimientos históricos y ese destino antes mencionado constituyen el eje narrativo.

            Pero ya que hablamos de caminos entrecruzados, hay que detenerse también en la otra línea narrativa, la existencia, recién estrenada, del profesor Martín San José, que abandona su fría Castilla para recalar en Granada y estrenarse en la enseñanza y en algo aún más intenso y emocionante: la propia vida. Se nota que el autor se dedica a la docencia, se percibe en situaciones que habrá vivido, y sin duda reconocerá, cualquier profesor de enseñanza pública que tenga memoria. Pero coincidencias aparte, en la vida de Martín hay un cierto aire que nos recuerda a algunas novelas de los años setenta y ochenta, en las que ese desempeño de la enseñanza se convertía en motor de un aprendizaje vital, el mismo que aquí se narra inicialmente desde la original perspectiva de un coche, un Ford bautizado cariñosamente como Hárrison.

            Pero para llegar a esa Granada finisecular, a esa plaza recién estrenada, mujeres como la segunda Remedios tuvieron que aceptar antes muchos desafíos, de la guerra, de los vencedores ciegos, de las propias familias, y ahí se esconde otros de los valores de esta novela, porque Óscar León no renuncia a darle  importancia a esa etapa, pero lo hace con extrema naturalidad, que es tal vez la mejor manera de que vayamos pasando las páginas y cerrando las puertas de un pasado de una vez por todas, siempre que consigamos que ya no queden cadáveres tras ellas o en las cunetas.
 
            Una novela de lectura muy amena, en la que las personalidades de Martín y la segunda Remedios se hacen las dueñas de la misma, aunque sin olvidar también a Rosario, que simboliza el cambio que esa inquietud de Rosario le regaló a la mujer actual.

Sin Remedios. Óscar León Martín
Boria Ediciones. Murcia 2017. 388 páginas.


1 comentario:

Anónimo dijo...

Es una novela excelente... llena de inquietudes, deseos, ilusiones truncadas y conseguidas, hechos históricos que se reencuentran con los personajes... y un final increíble que da opción a divagar.