sábado, 24 de junio de 2017

FRAGMENTOS DE UN MUNDO ACELERADO - JOSÉ ÓSCAR LÓPEZ

Lo real maravillado

            Bucles cortazarianos, así podríamos definir o clasificar estos relatos de José Óscar López por la realidad cambiante que se respira en todos ellos, por las continuas visitas que realiza a los lados de acá y de allá, por ocuparse de la formación del mundo, del lenguaje y sus hilvanes, de los pliegues del tiempo o de la más absoluta redondez narrativa que se respira en los más de cien textos que conforman este volumen.

            Son relatos y microrrelatos agrupados en significativos bloques temáticos que hacen referencia a la formación del mundo antes mencionada, los grandes descubrimientos, los principios astronómicos, ciertas temporadas en el infierno, algunos momentos sin habla y sin conversación, la construcción del amor, patologías o diversas aventuras sin fin, muertes inevitables… Un abanico amplio con el que el autor compartimenta los relatos pero sin someterse a una estricta rigidez argumental, sino entrando y saliendo de diversas temáticas que lo mismo hablan de una religión que hace adeptos mediante el bostezo como de un superhéroe venido de otro planeta que sólo triunfará en éste cuando haya eliminado a los que también compartieron viaje con él.

            En todos hay, al menos, dos denominadores comunes: el cuidado por el lenguaje y el ritmo narrativo, además de la voluntad de encajarle al lector algún que otro directo sorpresivo en la mandíbula, ya sea construyendo una máquina inservible pero insustituible, o presentando a niños capaces de hacer volar sus casas como si fueran simples cometas. Incluso se ocupa también de temas muy actuales, como ocurre en el relato titulado ‘Los silenciosos’, en el que el odio y la marginación por parte de los ruidosos colocan a quienes guardan silencio en el borde del abismo o la picota.

            No hay mundos acelerados en estos relatos, acaso contradiciendo al título, lo que hay son pequeñas islas de calma que nos hacen reflexionar al finalizar la lectura de cada una de ellas, lo que hay es otra vuelta de tuerca, una más pero muy bien dada, a cierto tipo de realismo mágico, a la costumbre de contar lo fantástico como si fuera lo más cotidiano del mundo y viceversa. Tal vez más que realismo mágico habría que hablar de lo real maravillado, así nos acercaremos un poco más a lo que quizá haya pretendido José Óscar López con estas narraciones.

            Así que para no acelerarse demasiado, lo mejor es coger el libro e ir libando poco a poco cada relato, cada plano inesperado que encontremos, y acompañar a su autor en esta aventura lingüística.

Fragmentos de un mundo acelerado. José Óscar López.
Editorial: Balduque. Cartagena 2017. 210 páginas. 

No hay comentarios: