sábado, 26 de mayo de 2012

MALEFICIUM


El camino de la razón

   Novelar el proceso más famoso que la Inquisición llevó a cabo contra la brujería en España no es tarea fácil, no ha sido la primera vez que se narran los desmanes del Santo Oficio ni la inquietud de Alonso de Salazar y Frías, quien dudó en todo momento de la presencia del Maligno en dicho proceso. Así que Patrick Ericson tenía doble trabajo al enfrentarse a esta novela, por un lado, contar los hechos que aparecen documentados en crónicas históricas, y por otro, hacerlo de forma literaria, con la soltura y la intriga que en él son habituales.

Y tras más de cuatrocientas páginas podemos afirmar que sale airoso del envite, porque a la primera persona con la que el jurista Alonso de Salazar emprende la narración, le sigue una tercera con la que facilitar al lector aquellos datos aún no revelados en el ‘Auto de Fe de Logroño’, y sobre todo las traumáticas experiencias por las que tuvieron que pasar personajes como María de Ximildegui, una de las acusadas de brujería que salvó sus carnes del fuego gracias a las pormenorizadas confesiones que regaló al tribunal.

Además de esas dos vías, Patrick Ericson no renuncia a retratar la intolerancia de la Iglesia española, y la ignorancia que en nombre de Dios les llevaba a cometer los desmanes más execrables, como tampoco se olvida de las mentiras con las que ciertos nobles, apoyándose en ese temor eclesiástico, buscaban satisfacer sus ambiciosos deseos. La existencia de curanderas, la tradición oral, el sexo desorbitado y las murmuraciones poco tenían que ver con la presencia de Lucifer en los prados de Zugarramurdi, y por esa vía se adentra un hombre empeñado en dudar de sus correligionarios y en encontrar la verdad, por mucho que le costase. El brazo del Santo Oficio es alargado, pero la razón sólo tiene un camino, y por él se afana Patrick Ericson en hacer caminar al lector.

‘Maleficium’. Patrick Ericson.
Editorial: Algaida. Sevilla, 2012. 422 páginas.
(LA VERDAD, ABABOL, 26/5/2012)

2 comentarios:

Rubén dijo...

Enorme Patrick, sí señor. Pedazo de escritor. The Special One de la novela. Yo también estoy con ella.

Patrick Ericson dijo...

Gracias Antonio, por esta magnífica reseña. Gracias Rubén, por tus entrañables palabras. Vosotros dos sí que sois unos "cracks", como amigos y como escritores. Un fuerta abrazo para los dos.