domingo, 6 de mayo de 2012

EL LECTOR DE JULIO VERNE


La vida late

            Continúa Almudena Grandes con sus Episodios de una guerra interminable, a su manera galdosiana, y ahora se traslada a los campos de Jaén donde algunos guerrilleros tuvieron en jaque a la Guardia Civil hasta 1949. En la voz del pequeño Nino recae la responsabilidad de desvelar las andanzas del mítico Cencerro, líder que resurgía de su cenizas para volver a simpatizar con el pueblo; y también le corresponde a Nino narrar su viaje de iniciación a la vida y a la literatura de Julio Verne, en cuyo universo encuentra siempre valores más fácilmente que en su rutinario día a día.

            Se suaviza la vehemencia narrativa que la autora madrileña ha derrochado en otras obras centradas en el conflicto, aunque no deja de llamar a las cosas por su nombre, pero la voz infantil es manejada ahora con delicadeza y brillantez, capaz de emocionar hasta el tuétano cuando relata la forma en que los gritos de los detenidos se colaban hasta los dormitorios infantiles de la casa cuartel. Tampoco las simpatías narrativas recaen siempre en los mismos, y los miembros de la benemérita son tratados sin demasiados maniqueísmos, con sus virtudes, sus defectos y hasta algún secreto demoledor. A todo ello le presta Nino una atención de entomólogo, al igual que cae fascinado ante la figura de Pepe El Portugués, un demiurgo presente en todos los acontecimientos, y dotado de una especial habilidad para no perder nunca la calma.

La vida latiendo, el hambre, las mujeres heroicas (aquí no hay cambios, Almudena Grandes mantiene su homenaje), las tradiciones rurales, los símbolos de una resistencia activa y también pasiva, los guerrilleros generosos, la sombra de Francia, las traiciones, la ideología de los guardias, el sentido común de las madres, la convivencia. Todo vale para que Nino crezca a sus escasos diez años, y todo ello le vale a su autora para entregarnos una novela que roza, otra vez, la maestría.


El lector de Julio VerneAlmudena Grandes.
Editorial: Tusquets. Barcelona, 2012. 417 páginas.
(LA VERDAD, ABABOL, 5/5/2012)